DESAYUNO CON DIAMANTES

Y ALMUERZO CON BITCOINS

Me pasa algo curioso. Voy caminando tranquila por la ciudad, de aquí para allá, haciendo mis gestiones ( ir a comprar, al gym y poco más…) y de repente, zas! Se activa el piloto de escribir y me tengo que parar ahí mismo, donde esté, para transcribir palabra por palabra los textos que me susurra mi cpu.

Agradecida a las musas que me envían líneas de creatividad. No tengo pretensiones. Escribir me gusta. Esta pequeña historia que vais a leer, me la contaron ellas. Yo la veo como parte de una escena de comedia romántica. Me encantaría interpretar a la mujer. Y sobre todo aparece Bitcoin que tiene cuota de pantalla. Mi historia se llama así: “La joya más cara del mundo”

Eres mi valiosa joya, no hay nadie como tú. Eso me dijo al oído Mario, mi pareja, antes de hacer el checking que le apartaría de mí tres meses por motivos laborales.

No fueron fáciles esos meses separados, gracias a las videollamadas fue más llevadero, y teníamos un ritual, practicar yoga juntos, online. Una actividad que nos encanta y gracias a la que nos conocimos.

Durante esos meses, me entregué a fondo en mi floristería. La re-decoré e hice algunas obras para que el escaparate fuera más amplio y luminoso. Para verano estuvo lista y, él ,apunto de regresar. ¡Qué ganas teníamos!

Dos días antes de su llegada recibí una invitación de nuestro restaurante preferido, un pequeño velador, pero muy romántico en el centro de la ciudad. La invitación era en dos horas. Me dio un vuelco el corazón al leerla : “El Chef le invita a degustar su nuevo menú: “La joya más cara del mundo”. ¿Qué podía ser? Él había regresado.

Me di tanta prisa en arreglarme, que no miraba dónde ponía los pies y me caí sobre el puff del dormitorio. Me reí tanto de mí misma que me abandoné por un instante tirada por el suelo volviendo a ser de nuevo una niña.

Al llegar, me latía con fuerza el corazón, mi ojos le buscaban mientras el Mâitre me guiaba. Salimos a la terraza. Él esperaba de pie junto a nuestra mesa. Su figura destacaba entre todas las cosas.

Ni que decir que salté a él para abrazarlo, que feliz. Tuvimos que hacer un esfuerzo por separarnos, el Mâitre nos preguntó si podía empezar con el menú y una violinista comenzó a tocar “Alf Leila wa Leila”. Esa noche la luna era inmensa y quitaba protagonismos a todas las estrellas, incluidas las de Starlink.

Que gusto pasar el tiempo de esta manera, todo perfectamente delicioso.

Llegó el postre y trajeron un plato con bengalas. Él me dijo, la joya más cara del mundo es para ti. Esta joya representa lo que siento por ti y cuanto vales para mí. Y como el buen vino que mejora con el paso del tiempo así es nuestra relación y esta joya. ¿Quieres casarte conmigo?

No me hizo falta verla para decirle que sí, nos casamos al mes en una ceremonia preciosa con nuestra familia y algunos amigos íntimos.

En la luna de miel, Mario me contó la historia de mi sortija: una pieza única en oro con un diamante de 3 quilates que llevaba incorporado un micropunto con las claves de acceso a un monedero con 100 bitcoins. Mario fue de los primeros en minar bitcoin allá por el 2009.

Yo no entendí muy bien lo de los bitcoins, ni lo del micropunto. Pero lo del monedero me llevó a estudiar sobre ello y me reveló que bitcoin era la energía económica del mundo concentrada en su red. Y mi sortija guardaba una parte de ella. Mario es único en muchos sentidos. Es alguien excepcional en los tiempos que corren. ¿Tienes alguien cerca de ti así?

Aquí se acaba mi historia, por hoy… la semana próxima nuevas historias que contar. Ahora miremos que va a hacer Bitcoin esta primera semana de julio:

  • bitcoin está terminado de formar suelo en torno a los 30000$
  • las máquinas se están empezando a encender para continuar con su plan alcista de largo plazo
  • recuerda la palabra clave: HODL

Feliz semana and hodl bitcoin for ever ( mi mantra favorito)

003083
Total views : 6550
Spread the love